PAC - General


Comienza la campaña de la PAC de 2024 en España entre las protestas de los agricultores


Madrid - 2024-01-31 12:52:23
Valoración:       217 votos.
Archivado en:


La campaña de 2024 de la Política Agrícola Común (PAC) empieza en España este jueves, 1 de febrero, con la apertura del plazo para la solicitud de las ayudas, en medio de las movilizaciones de los agricultores y del rechazo a sus normativas y exigencias, que a su juicio traban la actividad en el campo.

 

El inicio del plazo para pedir las subvenciones de la PAC coincide con la convocatoria en España de manifestaciones generalizadas contra esta PAC y las políticas de la Unión Europea (UE) por parte del sector agrario español, que se suma a la protesta generalizada en muchos países europeos.

 

Los agricultores y ganaderos podrán presentar desde este jueves la "solicitud única" para los pagos de la PAC hasta el 30 de abril, unos trámites que irán en paralelo a las tractoradas y las salidas a las calles del sector.

 

Este miércoles se están produciendo tractoradas a pequeña escala, en puntos como León; las organizaciones profesionales agrarias Asaja, COAG y UPA trabajan en concretar las grandes movilizaciones anunciadas para los próximos días y en Francia siguen las protestas, que también convocaron en Bélgica, Italia, Alemania, Polonia o Rumanía.

 

Este jueves -día en que se celebra un Consejo Europeo- está prevista una manifestación del Comité de Organizaciones Agrarias y Cooperativas (Copa-Cogeca) y de organizaciones francesas, belgas e italianas en Bruselas, en la que habrá presencia española, según ha informado Asaja.

 

En este clima, la Comisión Europea ha anunciado que aprobará una derogación temporal sobre las normas de la PAC que obligan a mantener algunas tierras en barbecho, una de las cuestiones más criticadas por los agricultores movilizados en varios países europeos.

 

En el caso de las organizaciones agrarias españolas, han criticado en su convocatoria de movilizaciones la excesiva burocracia, el "infierno" de los trámites de la PAC y el diseño de los llamados ecorregímenes, por los que una parte de los fondos va a determinados servicios al medio ambiente.

 

Pero más allá de los ecorregímenes, que abarcan un quinto del presupuesto, han solicitado que cambien los que consideran enrevesados BCAM -requisitos de buenas condiciones agrícolas y ambientales-, exigidos en el plan estratégico de la PAC español para que no se reduzcan las subvenciones.

 

Las cifras de la PAC

 

Unos 650.000 agricultores y ganaderos se benefician de los fondos de la PAC en España, entre el "primer pilar" de pagos directos y "segundo pilar" de las ayudas al desarrollo rural, pero el plazo que se abre el día 1 afecta al primer tipo de apoyos.

 

En 2023, un total de 622.400 agricultores y ganaderos presentaron sus solicitudes, y el abono de los pagos se completará el 30 de junio; en cuanto a la campaña que empieza, inicialmente se abonará en diciembre pero si España pide anticipo podrá comenzar el próximo octubre.

España, tercer receptor de la PAC, por detrás de Francia y de Alemania, cuenta con 4.800 millones de euros anuales para esas ayudas directas.

Dentro de los pagos que los agricultores pueden pedir el "básico", las subvenciones a los jóvenes, las asociadas a determinadas producciones o los "ecorregímenes", que cuentan con un 23 % del presupuesto y priman prácticas verdes como el almacenamiento de carbono, el pastoreo extensivo o la lucha contra la erosión.

 

¿Por qué rechaza el campo la PAC?

 

La PAC no es la única razón del descontento agrícola, que incluso a escala europea critica más el Pacto Verde de la Comisión Europea (CE) o las importaciones, pero es el corazón de la actividad en el campo y 2023 fue muy complicado, también por la sequía y los costes.

 

"Reclamamos una flexibilización y simplificación de la actual PAC... La excesiva burocracia está suponiendo unos costes inasumibles para los agricultores y ganaderos profesionales y no posibilitan cumplir los objetivos en materia medioambiental", han insistido Asaja, COAG y UPA en su convocatoria de movilizaciones.

 

Mercedes Salas