PAC - General


El Gobierno convoca al campo en un clima tenso que lleva a la UE a replantearse medidas lesivas para el sector


Madrid - 2024-01-31 15:11:54
Valoración:       214 votos.
Archivado en:


El Gobierno español se reunirá este viernes con el sector agrario tras anunciar movilizaciones para las próximas semanas en un contexto de clima tenso a nivel europeo con protestas que han llevado ya a la propia Comisión Europea a anunciar que se replantean algunas de las políticas en el foco.

Mientras el punto de mira principal sigue puesto en Francia, con muchos accesos a París tomados por tractores y bloqueando carreteras que afectan a camioneros españoles, la situación en España es la de una relativa calma salvo por tractoradas puntuales, como la protagonizada este miércoles por decenas de productores de la provincia de León en una marcha cuyo éxito ha sorprendido al ser improvisada.

Han reunido, según fuentes oficiales de la Subdelegación del Gobierno de León, a 230 tractores por las carreteras leonoesas.

Tras los movimientos de las últimas jornadas, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha anunciado que recibirá en dos días a las organizaciones agrarias (Asaja, COAG y UPA) después de que ayer anunciasen en un comunicado que convocarán movilizaciones, aunque no detallaron fechas.

Su objetivo es pedir cambios en las políticas de la Unión Europea, un plan de choque del Gobierno español y actuaciones de las comunidades autónomas frente a la crisis que vive el campo.

Mientras tanto, agricultores independientes siguen organizándose a través de redes sociales para manifestarse por distintos puntos del país el próximo 6 de febrero; y sin olvidar que la organización Unión de Uniones fue la primera que hace ya más de dos semanas anunció una tractorada por el centro de Madrid, cuando arrancaban las primeras protestas en otros países del entorno.

 

Efecto contagio en más países

 

En muchos otros países los agricultores también muestran sus quejas, con productores belgas bloqueando el acceso al puerto de Zeebrugge; con los italianos liderados por los jóvenes "Rescate agrario" que están manifestándose en cinco regiones; y con los griegos bloqueando carreteras por todo el país.

Mientras tanto, los vecinos lusos pueden complicar aún más la situación de los camioneros españoles porque, a los problemas que ya están teniendo en su tránsito por Francia, se puede sumar mañana el tránsito por Portugal.

De hecho, cientos de agricultores del centro de Portugal intentarán cortar este jueves varias carreteras próximas a la frontera con España para protestar por las rebajas de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC) de la Unión Europea y por los elevados costes de producción.

El corazón de las instituciones europeas no se escapará mañana de las acciones porque la Coordinadora Europea Vía Campesina ha convocado otra tractorada por el centro de Bruselas a la que acudirá una representación española de Asaja y COAG.

 

Bruselas cede y Francia toma medidas

 

La presión y estas acciones empiezan a tener su efecto a nivel normativo porque la Comisión Europea ha propuesto derogar durante todo 2024 la norma que obliga a los agricultores a mantener parte de sus tierras cultivables en barbecho, una medida que reclaman muchos de los manifestantes.

A nivel interno, el Gobierno francés es el que más propuestas está lanzando con el anuncio de 230 millones de euros en ayudas adicionales y su determinación para conseguir que la Unión Europea renuncie a las negociaciones con Mercosur en las condiciones actuales.

El Ejecutivo galo se ha comprometido además a controlar que los grupos de distribución respetan la legislación que garantiza a los agricultores un precio que cubra los costos también cuando utilizan sus centrales de compra en otros países europeos, acusadas de servir para puentear las reglas en Francia.

La agricultura europea sigue por lo tanto alzando la voz este miércoles y las protestas también empiezan a hacer mella a pie de campo porque, por ejemplo, los exportadores españoles de frutas y hortalizas han alertado sobre el retraso de las recolecciones, dada la "falta de seguridad" en el transporte.