PAC - General


El campo clama contra el fuego que avivan despoblación y cambio climático


Madrid - 2022-07-19 13:37:05
Valoración:       2111 votos.
Archivado en:


Dos personas han fallecido y decenas de miles de hectáreas han sido arrasadas a causa de los incendios que asolan España durante estos días, un fuego que podrían ayudar a prevenir agricultores y ganaderos, si bien la despoblación aviva este drama que se acentúa con la chispa del cambio climático.

La destrucción de la agricultura familiar –una actividad sostenible y en simbiosis con la naturaleza– ha tenido como consecuencia el aumento del abandono del medio rural y, por ende, una "dejadez" del campo y de su estado, factores que han contribuido en gran medida, a la aparición de estos fuegos.

Así lo explica en declaraciones a Efeagro la responsable de Ganadería Ovina de la Comisión Ejecutiva de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) en Zamora, Ángeles Santos.

Castilla y León, Cataluña y Galicia, Extremadura y Andalucía son las comunidades autónomas que han registrado los incendios más graves; en Zamora, hasta 32 poblaciones han tenido que desalojar a sus vecinos por el riesgo.

Esta situación que no solo afecta a España sino también a otros países vecinos como Portugal y Francia, tiene entre sus soluciones apostar por la actividad del sector primario y "escuchar" a la población del medio rural.



LOS INCENDIOS SE APAGAN EN INVIERNO

En esa escucha, uno de los puntos principales sobre los que la responsable de COAG en Zamora hace hincapié es en que "los incendios se apagan en invierno".

La actividad ganadera contribuye durante esa estación, pero también el resto del año, a mantener los bosques y el campo limpio y libre de matorrales y vegetación que puede actuar en invierno como combustible.

Según COAG, el pastoreo realizado durante todo el año "puede llegar a reducir hasta el 90 % el combustible forestal" en bosques, sotobosques y montes bajos".

Solo las cabras adultas se alimentan con 1,5 a 2,5 kilogramos diarios de hierba seca (entre 350 y 1500 g de hojas y brotes de matorrales), mientras que las ovejas adultas en pastoreo pueden consumir de 2 a 3 kilogramos de materia seca diaria (matorral y especies leñosas).

Además, Santos recalca que el ganado puede acceder para alimentarse a zonas hasta las que no puede llegar la maquinaria para limpiar.



PRECIOS, DESPOBLACIÓN E INCENDIOS

La "desmantelación" del tejido rural, con una brecha en las comunicaciones y la sanidad, ha desembocado en que cada vez haya menos población en estos entornos y que disminuya por tanto la actividad agraria familiar y la gandería extensiva.

Pero también la subida de los precios de producción actúa como agravante ya que perjudica en gran proporción a agricultores y ganaderos que se encuentran, según denuncia, cobrando "por debajo del precio de coste".

Todo ello, unido al cambio climático y el aumento de las temperaturas medias, forma "la tormenta perfecta" para que terminen produciéndose incendios como el de la comarca extremeña de Las Hurdes, hasta el que se ha desplazado este martes el rey Felipe.

Una de las peticiones que Ángeles Santos hace a las instituciones es que "escuchen y cuenten" con la población que vive en el entorno rural.

Y que promuevan medidas para que los productores tengan "unos precios justos" y se pueda seguir realizando este tipo de actividad que previene los incendios.

La organización agraria Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) dio un paso más allá y pidió el pasado martes en un comunicado aprobar "un gran Pacto de Estado para fomentar la prevención y limpieza de los montes contando con agricultores y ganaderos".

Asimismo, ha reclamado la declaración de zona catastrófica en las zonas afectadas por los incendios y la concesión de ayudas "directas y rápidas" a los afectados.