Ganadería - Ovino


Las familias marroquíes sufren precios disparados de cara a la fiesta del cordero


Rabat - 2023-06-27 11:29:32
Valoración:       8799 votos.
Archivado en:


Las familias marroquíes sufren estos días subidas en el precio de los corderos para la Fiesta musulmana del Sacrificio, prevista el próximo jueves en Marruecos, un aumento que los ganaderos atribuyen al coste del forraje y a la multiplicación de los mediadores.

La oferta de animales destinados a ser sacrificados en Marruecos durante esta fiesta se estima en 7,8 millones de cabezas, de las cuales 6,3 millones son ovejas y 1,5 millones cabras, según estadísticas del Ministerio de Agricultura.

De acuerdo con el mismo departamento, esta oferta supera la demanda, que se estima en 5,6 millones de cabezas (5,1 millones ovejas y 500.000 cabras).



SUBIDAS DE HASTA UN 200 %

"Los precios se triplicaron en un solo año. El mismo cordero que compré en 2022 a 1.350 dirhams (124 euros), cuesta ahora 3.900 dirhams (360 euros)", explicaba Hasán a EFE mientras sacaba al animal de un mercado en las afueras de Rabat.

Este hombre afirma que, aunque es un jornalero y gana entre 90 y 100 dirhams al día (8 y 9 euros), se ha visto forzado por la tradición marroquí a comprar un cordero para su núcleo familiar, en lugar de compartir un solo animal con más miembros de su familia.

Hasán es uno de los habitantes de Rabat que acudieron el lunes, tres días antes del día del Sacrificio, para comprar un cordero o una cabra en este mercado abierto de forma excepcional por el Ayuntamiento en un parque natural al sur de la ciudad.

No solo se quejan los clientes, sino también los comerciantes y los agricultores que denuncian la sequía, el aumento del precio del forraje, la subida del coste del transporte y la escasa ayuda gubernamental, entre otras cosas, aunque algunos profesionales atribuyen esa situación al descontrol de la cadena de distribución.

"Efectivamente, los precios están altos porque nosotros también hemos comprado caro a los agricultores, y eso se debe a que a ellos también les costó el forraje caro. Quien no pague 2.000 dirhams (184 euros), no va a sacrificar este año", dice a EFE el comerciante Abdurrazaq.

Añade que el cordero más barato que tiene para la venta cuesta 2.500 dirhams (230 euros) y puede dar siete kilos de carne. "Mi ganancia por este animal es de 150 dirhams (14 euros)", precisa.

"Los precios de la remolacha forrajera y el salvado aumentaron con un 30 por ciento, y la escasez de las precipitaciones nos privó este año de cosechar el heno. Un cordero que se vendía el año pasado con 3.000 dirhams (276 euros) ahora cuesta 4.500 dirhams (415 euros)", explica el ganadero Abdelkrim.


FACILIDADES EN LA IMPORTACIÓN

El presidente de la Asociación Nacional de Ovinos y Caprinos, Abdulrahman Maydubi, explica a EFE que el aumento de los precios en algunos mercados no refleja la realidad y se debe a la multiplicación de los mediadores.

Maydubi asegura que el porcentaje de la subida interanual de los precios se puede medir en los supermercados, que forman parte de un sistema de distribución controlado, y donde el coste ha aumentado solamente 10 por ciento. El precio del kilo en una gran superficie de Rabat ha pasado de 62 a 69 dirhams, según pudo constatar EFE.

"El ciudadano está pagando el precio de esa comodidad de comprar el cordero en el último momento y en la puerta de su casa", precisó.

El pasado 24 de marzo, el ministro portavoz del Gobierno marroquí, Mustafa Baitas, anunció medidas para abastecer el mercado nacional con carne roja, entre ellas eximir a los importadores de los impuestos sobre la importación y del IVA.

Lo hace para fomentar la importación de ganado, parte del cual proviene de España, además de destinar subvenciones publicas a los ganaderos.

Un total de 214.000 granjas abren sus puertas este año en Marruecos para vender animales destinados al sacrificio, según el Ministerio de Sanidad, cuyos servicios veterinarios examinaron a 6,86 millones cabezas de ovejas y cabras.

La Fiesta del Sacrificio coincide con el final del peregrinaje anual a La Meca y consiste en el sacrificio de un animal -principalmente un borrego- por parte de cada familia en recuerdo a la fe que mostró Abraham, que sacrificó un cordero en agradecimiento a Dios en lugar de su propio hijo.

 

Mohamed Siali

Publicidad
noticias
+
vistas