Agricultura  -  Cereales


El campo español afronta una de las peores cosechas de girasol de los últimos años por la sequía y el calor, con malas expectativas y bajos rendimientos que aguan el resurgimiento del cultivo frente a la crisis de Ucrania.

El desbloqueo de los envíos de cereal ucraniano y los estragos del calor ponen en juego la evolución de la agricultura, pasados cinco meses del inicio de la guerra de Ucrania que ha llevado a la crisis a la alimentación mundial.

La cosecha española de cereales alcanzará en 2022 las 18,15 millones de toneladas, lo que supone un descenso del 25,8 % respecto a la del año anterior y un 23 % menos respecto a la media de los tres últimos cursos, ha informado este viernes Cooperativas Agro-alimentarias de España.

La Comisión Europea (CE) adoptó este miércoles la suspensión durante 2023 de las normas de la Política Agrícola Común (PAC) que exigen la rotación de cultivos y el mantenimiento de tierras en barbecho, con el objetivo de incrementar la producción de cereales en el club comunitario en un contexto marcado por la invasión rusa de Ucrania.

El ministro de Infraestructuras de Ucrania, Oleksandr Kubrakov, anunció este lunes que su Gobierno prevé que las exportaciones de cereal por la vía marítima, bloqueadas a causa de la guerra, se reanuden esta misma semana.

El presidente de la sectorial de cereales y girasol de Asaja nacional, Pedro Gallardo, se ha mostrado "escéptico" hasta conocer la "letra pequeña" del acuerdo entre Ucrania y Rusia para exportar cereales ucranianos a través de un corredor marítimo.